miércoles, 17 de marzo de 2010

No pienses en un elefante, lenguaje y debate político

George Lakoff, lingüista y científico cognitivo estadounidense, estuvo durante largo tiempo preguntándose por qué el partido republicano ganaba elección tras elección en EEUU con lo que, a su parecer, era un lenguaje difuso, mientras que los demócratas con un mensaje aparentemente mas congruente cosechaban derrota tras derrota. Analizó el tema detenidamente y publicó sus conclusiones en su libro No pienses en un elefante, lenguaje y debate político (VO, Google Books).

Lakoff comenta que los republicanos han invertido, a través de sus think tanks,  ingentes cantidades de dinero en financiar estudios que han estudiado detenidamente cómo las personas estructura y comunican sus ideas, para así estructurar luego el mensaje de los republicanos de manera que de una forma sencilla pudiesen minimizar las posibilidades de su adversarios.

Para ser efectivo en una comunicación es necesario que tus escuchantes acepten el marco de comunicación desde el que te estás expresando. En política hay dos marcos principales de comunicación, el del padre estricto que vigila y controla todo lo que haces y se preocupa que no "caigas" en el error, utilizando el castigo cuando es apropiado y marginando a los que no se comportan con la moral que esperada; el otro marco es el del padre abierto que promueva la empatía y la responsabilidad, donde cada uno se debe desarrollar dentro de estos dos valores principales. El primero se relaciona tradicionalmente con la derecha, el segundo con la izquierda.

Los republicanos definen marcos de comunicación desde la visión del padre estricto. Veamos un ejemplo de un marco de comunicación. Cuando George W Bush llega a la Casa Blanca se pone a hablar de la necesidad de que es necesario aliviar los impuestos (Tax relief). ¿Por qué usa el término alivio? Porque aliviamos, a los oprimidos, a los perseguidos, a los aplastados; en definitivo sólo hay alivio si previamente ha existido algún tipo de exceso,  posiblemente injusto. Ya hemos creado una metáfora preciosa: Aliviar los impuestos. ¿Quién será el villano que impida aliviar semejante injusticia? Si en vez de utilizar el término aliviar, hubiese hablado de rebaja en los impuestos, la fuerza semántica inherente no sería tan fuerte. En cualquier caso, ¡ya tenemos un marco!

Lakoff identifica que los diferentes mensajes que componen habitualmente la agenda de los republicanos como son el aborto, la familia, la religión o los impuestos aparentemente no tienen nada en común. Lo que liga todos estos conceptos no está en el mensaje transmitido: está en la educación que la gente ha recibido desde su infancia, son marcos de referencia que no cuestionamos posteriormente, pues en base a ellos hemos construido muchos de nuestros valores. Si en una comunicación somos capaz de "activar" estos valores, la probabilidad de que otros mensajes embebidos lleguen a buen puerto es muy alta.

Siguiendo esta filosofía, los republicanos enmarcan sus mensajes, los arropan con valores que aprendimos en nuestra infancia, provocando en el electorado unos "reflejos" automáticos positivos. Por contra los demócratas han creído mucho tiempo que lo importante era explicar con detenimiento las ideas, explicar el programa, y muchas veces ni se han parado a refutar afirmaciones de los republicanos que les parecían extremadamente exageradas. ¿Para qué si el mensaje es tan extremo y exagerado? Pensaban que se desmontaban solos.  ¡Craso error! Posiblemente el escuchante ha sido cautivado por algún valor que le ha resonado, y ha aceptado el resto del mensaje que iba en el paquete.

En las discusiones políticas hay que cuidar mucho de no contestar al contrincante dentro de el marco de referencia que el haya podido establecer; estaríamos aceptando tácitamente unos límites argumentales, del que sería muy difícil posteriormente sacar a nuestro escuchante. Cuando tengas que desmontar una tesis enmarcada en un marco de referencia, se debe seguir una cierta liturgia:
  • Di que no estás de acuerdo, 
  • Explica por qué no estás de acuerdo, 
  • Explica tu postura sin usar el marco de referencia que has desmontado.

El libro acaba con esta recomendación:
  1. Sé respetuoso,
  2. Responde cambiando el marco,
  3. Piensa y habla desde los valores,
  4. Dí lo que piensas.
Mas en:
  1. El centro ideológico no existe 
  2. Y las teoría de Lakoff se encarnaron en Obama
  3. Trampas en las que incurrimos al tomar decisiones

No hay comentarios:

Publicar un comentario