miércoles, 22 de junio de 2011

La Paradoja de la Excelencia

¿Por qué hay tantos empleados destacados en su formación, inteligentes y ambiciosos que se muestran descontentos e insatisfechos con su trabajo? La revista Harvard Business Review lo analiza en su revista de junio de la mano de Thomas J. DeLong y Sara DeLong, en su artículo "The Paradox of Excellence".

Llegan a una conclusión curiosa: es porque no quieren mostrar ninguna señal de debilidad. Y esto precisamente les hace tomar decisiones incorrectas.

Es más enumeran las 8 maldiciones de un empleado de este estilo (en el original más abajo), que son:
  • "El foco en la consecución de los resultados (ayudar a otros puede parecerles una pérdida de tiempo),
  • Ser un conseguidor (que puede evitar que deleguen),
  • Su alta motivación (que les impide distinguir entre lo importante y lo urgente),
  • El anhelo de feedback positivo (que suelen obviar y centrarse en la críticas),
  • Su Competitividad (que puede provocar una sensación crónica de insuficiencia),
  • Su pasión por el trabajo (que puede hacerles pulular entre la euforia y la depre),
  • Contención ante el riesgo (puede que eviten lo desconocido),
  • Con sentimiento de culpa (da igual cuanto hagan que les parece que no han hecho lo suficiente)"
La solución es sencilla: escuchar activamente a la gente a tu alrededor, ser más vulnerable y aceptar confesar los errores, y poner foco en el largo plazo.. Y todo esto necesita de tiempo y paciencia, ¡recuerda la paciencia es una virtud!


No hay comentarios:

Publicar un comentario