martes, 5 de abril de 2016

Hombre y mujer: Idiomas diferentes



"El segundo paso con el que Lacan se aleja de Freud hace hincapié en la idea de que el hombre y la mujer son dos universos desconocidos en los que no se habla el mismo idioma. No hay complementariedad, ni concordia, ni armonía: Uno quiere gozar del cuerpo, la Otra gozar de las palabras; Uno quiere el detalle fetichista, la Otra la carta de amor; Uno las quisiera a todas, la Otra quisiera ser la única. No hay acuerdo posible entre estos dos universos paralelos, que se le antojan a Laca como Aquiles y la tortuga en la célebre paradoja de Zenón. El animal más lento y el hombre más rápido de la tierra están destinados a no llegar a alcanzarse nunca. Ser amada como la única y desear el detalle erótico del cuerpo que provoca el deseo son la forma femenina y masculina de abordar el discurso amoroso y de fracasar en la relación sexual: los Dos por mucho que se agiten, nunca llegarán a ser Uno."

Massimo Recalcati,  “Ya no es como antes. Elogio del perdón en la vida amorosa.”, 2015, p 47. Anagrama. Colección Argumentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario