miércoles, 12 de octubre de 2011

Cómo construir una solución según McKinsey

Publica Ethan M. Rasiel, en su libro The McKinsey Way, una serie de técnicas que utilizan estos consultores para trabajar. De todas ellas, me llama la atención cómo optimizan la búsqueda de soluciones.

Comenta que cuando están a la búsqueda de soluciones a un problema, siempre estructuran su forma de trabajar basándose en tres factores:
  1. Todo el trabajo está basado en datos factuales. Los informes se basan en hechos totalmente rigurosos que soportaran la solución final
  2. Se sigue una estructura rígida. La estructura rígida en la que se basan utiliza la regla MECE (Mutualmente Exclusivo, Colectivamente Exhaustivo). O sea toda la información que se produce, de hecho todo el pensamiento, debe ser MECE. Cada vez que se piensan los elementos que conforman un problema éstos deben ser mutualmente exclusivos sin que haya solape entre los mismos. Si además cada aspecto del problema pertenece a uno y solo una de estos elementos el problema es colectivamente exhaustivo. 
  3. Se trabaja guiado por una hipótesis. Por último al antes de empezar a resolver un problema es necesario definir una hipótesis inicial que sea la que creemos se debe cumplir. A continuación nuestro trabajo se centrará en buscar los hechos que validen esa hipótesis. De hecho es un trabajo que se hace en tres fases: definir la hipótesis inicial, generar la hipótesis inicial (con datos que inicialmente la soporten) y finalmente validarla, cambiándola si posteriormente los hechos no verifican nuestra hipótesis.
La verdad es que este enfoque ayuda a centrar la búsqueda de explicaciones complementarias al problema que tenemos entre manos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario